La biodiversidad de la Tierra está desapareciendo a un ritmo sin precedentes: desde 1970 las poblaciones de animales salvajes han disminuido un 68% en promedio, y más de 130,000 especies de insectos han desaparecido. La pérdida continuada sería terrible para la humanidad, pero un nuevo informe publicado por el WWF en colaboración con Dalberg presenta opciones deliberadas que, si los gobiernos, los actores políticos y las sociedades en general actúan, podrían revertir esta tendencia y evitar el desastre. Con los fondos de estímulo que circulan para impulsar la recuperación económica de la pandemia, ahora es el momento de actuar.

La biodiversidad de la Tierra está desapareciendo a un ritmo sin precedentes: desde 1970 las poblaciones de animales salvajes han disminuido un 68% en promedio, y más de 130,000 especies de insectos han desaparecido. La pérdida continuada sería terrible para la humanidad, pero un nuevo informe publicado por el WWF en colaboración con Dalberg presenta opciones deliberadas que, si los gobiernos, los actores políticos y las sociedades en general actúan, podrían revertir esta tendencia y evitar el desastre. Con los fondos de estímulo que circulan para impulsar la recuperación económica de la pandemia, ahora es el momento de actuar.

La fauna silvestre se ha considerado históricamente como la víctima inevitable del desarrollo, ya que la pérdida de hábitat va de la mano de la creciente prosperidad. Pero esto podría cambiar si los gobiernos reasignaran los 500,000 millones de dólares que se calcula que se gastan cada año en subsidios que son perjudiciales para la biodiversidad, dirigiéndolos en cambio hacia un impulso catalizador de una economía positiva para la naturaleza.

Alrededor de 39 millones de nuevos puestos de trabajo se crearían a través de un modelo económico en el que los innovadores, los empresarios y los empleados apliquen sus habilidades a la creación de un mundo positivo para la naturaleza en lugar de uno en el que la naturaleza se intercambie con la prosperidad.

El estímulo propuesto de 500,000 millones de dólares reduciría el uso de la tierra, mejoraría la salud y añadiría recursos para los gobiernos. Se calcula que el cambio a una dieta sana y sostenible podría reducir el uso de la tierra en al menos un 41%, proporcionando al mismo tiempo alimentos nutritivos para todos, una medida que, en última instancia, ahorraría miles de millones de dólares en costos de salud derivados de la mejora del bienestar. El estímulo también pondría en marcha un círculo virtuoso hacia la creación de 10 billones de dólares en valor económico y 400 millones de puestos de trabajo previstos para 2030 en la economía positiva para la naturaleza, según las previsiones del Foro Económico Mundial.

Y, ahora que la economía mundial está saliendo de la pandemia con grandes fondos de estímulo inyectados en los esfuerzos de recuperación, existe una oportunidad única para priorizar la recuperación de la naturaleza como un componente crítico del nuevo orden mundial. Los responsables políticos han aprovechado el momento para abordar la crisis climática, pero según el informe, esto se queda corto. El cambio climático se ve acelerado por la pérdida de biodiversidad y, a su vez, la amplifica, por lo que será necesario abordar ambos aspectos para evitar futuras crisis. De hecho, como explica el informe, las medidas para restaurar la biodiversidad serán la mejor línea de defensa contra el cambio climático.

La oportunidad única de reparar la naturaleza

En el informe del WWF se presenta un hito para reducir a la mitad la huella de la producción y el consumo para 2030 y es un elemento principal para poner al mundo en la senda de vivir en armonía con la naturaleza para 2050. El WWF hace un llamamiento a los Estados que son parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) para que se comprometan con este objetivo, y lo vinculen a objetivos sectoriales concretos esbozados en el informe, sobre todo para la agricultura, la pesca, la silvicultura, las infraestructuras y las finanzas, que son los que más afectan a la naturaleza. El informe ofrece estrategias para proteger la naturaleza, y continúa ilustrando que reducir a la mitad nuestra huella de consumo es completamente viable.

Ya existen muchas soluciones para proteger la diversidad genética de nuestro planeta en la tierra y en el mar. Pero debemos aplicarlas. Todos tenemos un papel que desempeñar. La clave está en la elección de un estilo de vida sostenible. La producción y el consumo sostenibles son la respuesta. – António Guterres, Secretario General de la ONU

Detener el agotamiento insostenible de los recursos naturales

La pérdida de biodiversidad se debe a la sobreexplotación, la pérdida de hábitats y la contaminación derivadas de la producción y el consumo insostenibles. Innumerables especies se han visto empujadas a la extinción o están cerca de ella. Sólo en los últimos 60 años, la mitad de las selvas tropicales del mundo han sido taladas y sustituidas en su mayoría por granjas de monocultivo y pastizales; los seres humanos y su ganado representan ahora el 98% de la biomasa de mamíferos en la Tierra; y una mayor proporción de especies está en riesgo de extinción que nunca antes. En el caso de los cultivos alimentarios, ya se ha perdido el 75% de la diversidad genética. Todo esto perjudica la seguridad alimentaria, la salud humana y la producción económica, que afecta más a los más pobres del mundo.

En el centro del desafío está la demanda de recursos naturales por parte de la humanidad, que está superando la oferta de la Tierra. La demanda ha agotado la capacidad de regeneración de la naturaleza, impulsada sobre todo por los patrones de consumo de los países de renta alta. La trayectoria -si seguimos así- es desoladora.

Dalberg calcula que el consumidor medio de los países de renta alta es responsable de una deforestación equivalente a 27 kg al día, suficiente para encender una fogata cada noche.

Los impulsores de la pérdida de biodiversidad suelen ser tales que los individuos tratan de ganarse la vida de una manera que perjudica sus perspectivas a largo plazo. Las poblaciones de peces son pescadas más allá de su capacidad reproductiva sostenible; las especies de árboles de madera dura de gran valor se talan a ritmos que conducen a su extinción; las fábricas y las explotaciones agrícolas envenenan el suelo, el agua y el aire con productos químicos que causan daños a la salud humana, animal y vegetal.

En todos estos casos, los pequeños productores que trabajan para obtener ingresos o los grandes productores que maximizan los beneficios de los accionistas lo mejor que pueden, provocan colapsos en los ecosistemas que limitan sus propias perspectivas a largo plazo. Al mismo tiempo, los consumidores de todo el mundo apoyan esta pérdida de biodiversidad gastando dinero en productos en los que -a menudo sin su conocimiento- se dan prácticas destructivas dentro de la cadena de suministro.

La mayor parte del consumo tiene una huella de biodiversidad, como demuestra la asombrosa gama de productos que utilizan aceite de palma. Casi el 50% de todos los productos de los supermercados contienen algún tipo de aceite de palma: detergentes, cosméticos e incluso masa de pizza. Pero el aceite de palma también se encuentra en los alimentos para animales, como grasa para la maquinaria y en los productos farmacéuticos. Y, sin embargo, aunque es totalmente posible producir aceite de palma de forma sostenible, el aceite de palma insostenible es habitual en muchas cadenas de valor. Las plantaciones en las que se cultiva este aceite de palma insostenible son uno de los principales motores de la deforestación en muchos de los puntos calientes de la biodiversidad mundial, como las selvas tropicales de Sumatra y Borneo.

Soluciones que cambian las prácticas de producción y consumo

El informe identifica y explora tres enfoques macroeconómicos clave que podrían revertir la pérdida de naturaleza en una economía positiva para la naturaleza y sugiere que los gobiernos implementen políticas catalizadoras en estas áreas.

En primer lugar: transformar la producción de alimentos y las dietas y crear un sistema alimentario sostenible y sin residuos. Un tercio de los alimentos producidos se desperdicia, lo que indica que una cadena de suministro de alimentos más eficiente podría contribuir en gran medida a reducir la huella de biodiversidad de los alimentos. Pero medidas como el cambio del consumo de carne de rumiantes como las vacas y las ovejas a otras carnes y proteínas vegetales podrían suponer una gran diferencia al liberar una gran superficie de tierra para hábitats silvestres. En la actualidad, estos animales utilizan dos tercios de la superficie agrícola y sólo aportan un 3% de las calorías y un 12% de las proteínas. En el caso de la pesca, el 34% de las poblaciones de peces están sobreexplotadas y el gasto de energía para capturar cada tonelada de pescado ha aumentado drásticamente. La creación de los incentivos adecuados, como la protección de las zonas en las que los peces pueden reproducirse, permitirá a las empresas pesqueras aumentar sus beneficios a largo plazo y a las tesorerías nacionales reducir las subvenciones pagadas a la industria. Como primera medida inmediata, los gobiernos deberían eliminar gradualmente las subvenciones a la pesca que son perjudiciales para la biodiversidad porque fomentan la sobreexplotación, que la OMC valora actualmente en 20,000 millones de dólares al año.

En segundo lugar, reconocer el valor del capital natural y la contribución de los servicios de los ecosistemas al PIB, y poner fin a la sobreexplotación. La contabilidad del capital natural valora correctamente la contribución invisible de los servicios de los ecosistemas a la producción nacional, y su mejor ejemplo es la producción sostenible de madera. Los bosques sanos proporcionan muchos servicios ecosistémicos, desde el almacenamiento de carbono hasta el suministro de agua y la protección de los paisajes contra la erosión. La madera es también el mayor producto básico del mundo basado en la naturaleza, con un valor de mercado de aproximadamente 250,000 millones de dólares. Gran parte de esta explotación maderera es insostenible, especialmente cuando contribuye a la deforestación en las zonas tropicales. Si se tiene en cuenta el valor del capital natural de los bosques, su valor se eleva hasta los 18 billones de dólares. Además, hasta un 20% de la población mundial es “dependiente de los bosques”, lo que significa que sus medios de vida y/o su suministro de alimentos están estrechamente vinculados a los bosques. Los gobiernos tendrán que crear marcos normativos que reconozcan el capital natural ligado a los bosques, y pensar en el crecimiento de forma más holística con el objetivo de maximizar el capital natural junto con el capital económico.

Y, en tercer lugar, incorporar una economía circular y modelos de negocio regenerativos. Una economía circular maximiza el valor al minimizar los residuos que podrían convertirse en contaminación. Por el contrario, la economía mundial actual se basa en la extracción de cada vez más recursos, y produce cada vez más residuos en el proceso. Sólo la industria mundial de la electrónica de consumo es responsable de la generación de más de 50 millones de toneladas de residuos al año, más que el peso de todos los aviones comerciales jamás construidos. Gran parte de esto es el resultado de la obsolescencia planificada, en la que los productos se diseñan para una vida útil corta y una reparación mínima, para fomentar el consumo de nuevos productos. Y, aunque todos los productos electrónicos contienen valiosas materias primas como el cobre, el hierro y el oro, sólo el 20% de esos residuos se reciclan formalmente. Gran parte del resto acaba en los vertederos -a menudo en el Sur Global-, donde se filtran compuestos tóxicos en las corrientes de agua locales o, cuando se queman, llenan el aire de humos tóxicos, poniendo en peligro la biodiversidad y la salud humana. En el modelo de economía circular, los productos se diseñan para un uso compartido y repetido, con facilidad de reciclaje y un uso mínimo de recursos fósiles y minerales. En particular, este ha sido el modelo de producción por norma en las comunidades indígenas de todo el mundo, que durante mucho tiempo han valorado más la naturaleza que las sociedades industrializadas.

Proteger nuestro futuro

La conclusión del informe es que la pérdida de biodiversidad no es inevitable y que está a nuestro alcance producir y consumir de forma que beneficie tanto a la naturaleza como a los seres humanos. Algunas medidas podrían situar los patrones de consumo de la humanidad en una senda más sostenible, una que reduzca a la mitad la huella de la biodiversidad de la humanidad para 2030.

Muchos países productores siguen siendo escépticos respecto a estos compromisos, ya que temen que estos limiten sus oportunidades de crecimiento económico. Esta idea es errónea, ya que un crecimiento económico que agota el capital natural no tiene mucho valor a largo plazo.

Para revertir la pérdida de naturaleza, el mundo debe proteger y restaurar los hábitats naturales terrestres, marinos y de agua dulce, pero las medidas de conservación por sí solas serán insuficientes si no se actúa sobre los factores que impulsan la pérdida de biodiversidad detallados en el informe.

El estímulo propuesto de 500,000 millones de dólares sería un primer paso catalizador, con su promesa de creación de empleo y mejores ingresos para los agricultores, la mejora de la salud y el bienestar, y el potencial de contribuir significativamente a la lucha contra el cambio climático y la reducción del riesgo de futuras pandemias.

Los ciudadanos de todo el mundo tendrán que exigir acciones fimers. Las poblaciones ya reconocen cada vez más el valor intrínseco de la naturaleza y los consumidores exigen más sostenibilidad, y están dispuestos a pagar por ella. Los productores han empezado a responder a las señales del mercado y están tomando medidas para reducir sus huellas. Lo que queda es que los responsables políticos de todo el mundo actúen con decisión para conseguir la protección y restauración de la biodiversidad que los ciudadanos desean.

Descargue el informe de WWF “Reducir a la mitad la huella de la humanidad en la naturaleza para salvaguardar nuestro futuro” aquí.

Dalberg uses cookies and related technologies to improve the way the site functions. A cookie is a text file that is stored on your device. We use these text files for functionality such as to analyze our traffic or to personalize content. You can easily control how we use cookies on your device by adjusting the settings below, and you may also change those settings at any time by visiting our privacy policy page.