Los bosques son un salvavidas tanto económico como medioambiental. Es posible aumentar el uso de productos derivados de ellos y, al mismo tiempo, proteger la biodiversidad y la cobertura forestal.

¿Es posible que el uso de productos forestales mantenga la cobertura forestal a lo largo del tiempo y, por tanto, disminuya el impacto medioambiental en general? Si la gestión forestal es sostenible, protege la biodiversidad local y promueve el policultivo en los activos forestales, la respuesta es sí.

Es posible aumentar simultáneamente el uso económico de los bosques y la cobertura forestal. La clave está en los enfoques sostenibles que se alejan de la producción de monocultivos y se orientan hacia la inversión en ofertas más diversas que utilizan toda la variedad de recursos forestales. Al expandir la demanda, la producción y el uso de productos forestales sostenibles, se estabilizan las reservas de crecimiento de los bosques y se puede evitar la destrucción de fuentes de madera no sostenibles.

En países como Canadá y Colombia, ya existen programas que protegen la biodiversidad, apoyan la regeneración y desincentivan el cultivo de un solo producto en franjas amplias de tierra. Los bosques de titularidad pública de Canadá, que representan alrededor del 91% de la superficie forestal del país, se han sometido a una gestión forestal sostenible durante décadas. Se han establecido leyes, reglamentos y políticas integrales para garantizar que todas las zonas forestales en tierras públicas donde se coseche sean replantadas o se permita su regeneración natural. Esto ha contribuido a la disminución de la tasa de deforestación en el país durante las últimas tres décadas.1 Colombia está invirtiendo en un programa de concesiones forestales sostenibles que permite a las empresas madereras anteriormente ilegales dejar atrás las prácticas de explotación e invertir en la gestión sostenible del uso de la tierra. Estos programas han demostrado que cuando existe un suministro sostenible de reservas forestales, y ese suministro está bien regulado, puede existir una economía forestal viable.

Además de crear valor económico, el uso de productos forestales presenta múltiples oportunidades de creación de empleo a lo largo de la cadena de valor. Por ejemplo, en el sector de la construcción, se pueden crear puestos de trabajo relacionados con la cosecha, el procesamiento, la replantación y la regeneración hasta la construcción y la venta de servicios forestales complementarios. En Canadá, se crea empleo a través de las prácticas de regeneración, que han abierto oportunidades de trabajo que complementan la contribución de la industria forestal al PIB del país, que en 2017 fue de 24,600 millones de dólares. Además, se estima que cada puesto de trabajo creado en la actividad forestal genera entre 1.5 y 2.5 empleos adicionales en la economía, ya que una parte importante de los ingresos de un trabajador se destina a la compra de bienes y servicios.

El sector forestal también representa una oportunidad de desarrollo comunitario equitativo. En Acre (Brasil), el apoyo del gobierno ayudó a crear la Cooperativa de Productores Forestales Comunitarios (COOPERFLORESTA), una cooperativa de gestión forestal basada en una comunidad con 200 miembros que generan ingresos produciendo madera en sus parcelas individuales y cosechando y comercializando colectivamente sus productos a la industria del aglomerado. Además de la venta de madera, los beneficios de la cooperativa se complementan de forma significativa con la venta de servicios forestales rentables (por ejemplo, la preparación de planes de gestión forestal) prestados a actores fuera de la industria forestal2.

Cuantificación de la economía forestal

Aunque impresionantes, los datos básicos sobre los bosques no son inesperados: Son el hogar de más de 60,000 especies de árboles en todo el mundo y proporcionan un refugio seguro para el 80% de las especies de anfibios, el 75% de las especies de aves y el 68% de las especies de mamíferos en todo el mundo. Los bosques capturan emisiones de carbono, filtran el aire y, en los lugares tropicales, tienen raíces que sirven de criadero para numerosas especies de peces. Las raíces de los árboles en los hábitats marinos ayudan a atrapar los sedimentos, protegiendo los hábitats de muchas más especies, incluyendo las praderas marinas y los arrecifes de coral.

Lo que es menos evidente es la contribución de los bosques al crecimiento social y económico en todo el mundo. Las economías forestales apoyan a más de 45 millones de empleos directos e indirectos en todo el mundo y tienen una contribución total de más de 1.3 billones de dólares a la economía mundial.3 Sólo el sector maderero mundial emplea a 13.2 millones de personas y tiene un valor de 600,000 millones de dólares cada año.4

El valor integral de los bosques difiere según el país. En la cuenca del Congo, 80 millones de personas dependen del ecosistema forestal para su sustento, alimentación, energía, medicinas y agua.5 En la República Democrática del Congo, el parque nacional de Virunga tiene un valor económico anual de 49 millones de dólares y es fuente de más de 45,000 empleos.6 En Etiopía, el 13% del PIB nacional depende de los bosques, y la mitad de la población del país trabaja en el sector forestal.7 El sector forestal empleó a 209,940 canadienses solo en 2017.8 En 2011, el sector forestal contribuyó con 1,800 millones de dólares a la economía de Colombia, lo que supone el 0.6% del PIB del país.9 En Guatemala, la contribución de la economía forestal es de aproximadamente el 2.5% del PIB del país.10 Y el procesamiento de la madera en tres ciudades africanas -Yaoundé, Douala y Kinshasa- tiene unos ingresos anuales de unos 15 millones de dólares y emplea a 5,000 personas.11

El vínculo entre el desarrollo y la deforestación

Los bosques son un elemento vital para la salud ecológica y el bienestar de las comunidades de todo el mundo, pero su capacidad para seguir proporcionando estos beneficios se está erosionando. El crecimiento de la población, la rápida urbanización y los niveles de pobreza están contribuyendo a un aumento de la deforestación. África ha perdido 4 millones de hectáreas de superficie forestal al año entre 2010 y 2020, la mayor pérdida neta de superficie forestal de todos los continentes. Y los informes indican que la tasa de pérdida neta de bosques en África ha ido aumentando desde 1990.12

Si no se detienen, los actuales patrones de deforestación pueden provocar un cambio medioambiental que tendrá efectos significativos en la economía mundial. Según un informe de WWF, si el mundo sigue por el camino actual, la degradación medioambiental puede causar una pérdida acumulada de 9.9 billones de dólares para 2050.13 Sólo Estados Unidos perderá 83,000 millones de dólares de su economía cada año para 2050 debido a la continua destrucción de los activos naturales. Este cambio económico provocará un aumento de los precios mundiales de productos básicos como la madera, el algodón, las semillas oleaginosas, las frutas y las verduras, cambios que tendrán el impacto más grave para los mercados emergentes de África, Asia y América Latina.14

Una amenaza importante para los bosques proviene de los individuos y las comunidades que buscan encontrar y mantener un sustento. Entre estas personas y comunidades se encuentran los pequeños agricultores, que constituyen el 70% de la población africana y dependen de la tierra y la agricultura para ganarse la vida.15 Sin otras opciones viables para generar ingresos y cultivar alimentos, los bosques seguirán sufriendo.

La fractura de la relación entre los seres humanos y el mundo natural se refleja también en el aumento de las enfermedades zoonóticas. Como resultado de la conversión extensiva de las tierras forestales, cerca del 70% de los bosques del mundo se encuentran ahora a menos de un kilómetro de un borde forestal y están expuestos a una mayor fragmentación. El mayor contacto con la naturaleza puede exponer a las personas a una amplia gama de enfermedades animales. De hecho, cada año surgen entre tres y cuatro nuevas enfermedades infecciosas, la mayoría de las cuales proceden de la fauna salvaje. En los últimos 30 años, aproximadamente el 60-70 por ciento de las nuevas enfermedades que han surgido en los seres humanos tenían un origen zoonótico.

Las investigaciones han relacionado los brotes de ébola de la última década con el aumento de la deforestación y la epidemia de SARS con el contacto humano con civetas de palma y perros mapaches infectados debido a pautas de consumo insostenibles de fauna salvaje. El Covid-19, vinculado a una enfermedad prevalente en los murciélagos de herradura, es el último ejemplo de este tipo de desbordamiento y ha demostrado las graves consecuencias de las interacciones no reguladas entre el hombre y la fauna.

La pandemia también ha desencadenado una crisis económica que se relaciona con el uso de los bosques. La economía mundial se contrajo un 4.4% sólo en 2020, el peor declive desde la Gran Depresión de los años 30 y mucho peor que la crisis financiera mundial de 2008. La pérdida de empleo asociada provocó una caída del 10% en los ingresos de los trabajadores hasta septiembre de 2020, alcanzando una pérdida acumulada de más de 3.5 billones de dólares. Esta crisis ha hecho que el cambio hacia una mejor gestión forestal sea aún más imperativo: Se calcula que 20 millones de personas podrían estar buscando nuevas oportunidades económicas como consecuencia de la pandemia.16 A falta de un trabajo viable, muchas personas podrían tener que recurrir a la agricultura de subsistencia y a la utilización de la leña de los bosques para mantenerse, lo que aceleraría la deforestación.

Y se prevé que estas cifras aumenten: Se prevé que la población de África se triplique hasta alcanzar los 1,300 millones en 2050. Este salto vendrá acompañado de una mayor demanda no sólo de puestos de trabajo, sino también de alimentos, agricultura y un entorno construido, todas ellas amenazas para la salud y la sostenibilidad de los bosques.

Una solución para el futuro: Desarrollar bioeconomías circulares basadas en los bosques

Para el 2030, la gestión sostenible tiene el potencial de frenar los efectos de la deforestación, creando al mismo tiempo 230,000 millones de dólares en oportunidades de negocio y 16 millones de empleos.17 La clave reside en tomar en cuenta las oportunidades significativas para el desarrollo y el fomento de bioeconomías circulares basadas en los bosques, que pueden interpretarse como economías que sitúan los recursos biológicos en el centro de su ciclo de producción. Las bioeconomías tienen en cuenta el bienestar y la protección de los activos naturales junto con los potenciales usos económicos de los recursos forestales, y contienen vías para hacer frente a los retos de los residuos industriales, la sobreexplotación y las emisiones.

El sector de la construcción en África, que está creciendo rápidamente, presenta una notable oportunidad para construir una bioeconomía circular basada en los bosques. El ochenta por ciento de los edificios necesarios en África para 2050 aún no se han construido.18 La fabricación de materiales de construcción de uso común, como el cemento, el hierro y el acero, contribuye al 11% de las emisiones totales de la construcción. En consecuencia, el próximo auge de la construcción en África aumentará considerablemente las emisiones de carbono.

Existe la oportunidad de considerar y aplicar un diseño sostenible y el uso de materiales de construcción alternativos, como la madera, que no sólo dan como resultado menores emisiones de carbono, sino que también siguen almacenando carbono. El uso de productos de madera en la construcción -que utiliza principalmente madera en masa- puede retener incluso más carbono que los árboles maduros de crecimiento lento. Esta práctica se está popularizando en el Norte Global. Sin embargo, el uso de la madera sigue siendo insuficiente en el continente africano, a pesar de que África produjo un 54% más de madera y tuvo cuatro veces más superficie forestal que la Unión Europea en 2019. Aun así, el valor de las exportaciones de productos forestales de la UE fue 17 veces mayor que en África en el mismo año: 100,000 millones de dólares frente a 6,000 millones.19 

Acercándonos a una bioeconomía circular basada en los bosques: Tres acciones fundamentales a considerar

Ante la amenaza de una importante pérdida de biodiversidad en los activos terrestres, comprender las oportunidades de la actividad forestal sostenible -y realizar inversiones específicas en esta área- será fundamental para mantener la biodiversidad, combatir los efectos del cambio climático y satisfacer las necesidades humanas. Las siguientes acciones son bloques de construcción a considerar en la búsqueda de nutrir las bioeconomías circulares basadas en los bosques.

  1. Entender las tendencias de los patrones de producción y consumo: Es fundamental comprender las tendencias de la economía forestal mundial, identificar las oportunidades y las lagunas en torno al desarrollo de una economía forestal sostenible mundial, y desarrollar el caso de inversión para los productos forestales sostenibles.

Esto implica llevar a cabo un análisis en profundidad, una categorización y una priorización de los productos forestales entre la oferta maderera y no maderera. La formación de una comprensión del tamaño del mercado actual y futuro de los productos forestales, el crecimiento, el consumo y las tendencias de producción también es clave para construir una comprensión completa de los impactos socioeconómicos actuales y futuros de una economía forestal sostenible, al mismo tiempo que se destacan las mejores prácticas en el establecimiento y desarrollo de una bioeconomía circular basada en los bosques.

  1. Invertir en la creación de coaliciones entre las distintas partes interesadas: La economía forestal está formada por una amplia gama de partes interesadas con intereses contrastantes, como muchas comunidades indígenas que buscan proteger un modo de vida, y grandes empresas del sector privado con ánimo de lucro que buscan compartir los mismos recursos forestales. Por otro lado, una parte importante de la industria forestal en todo el mundo es informal, y la tala ilegal y la caza furtiva son un aspecto dominante de la industria. Los gobiernos intentan cada vez más crear mercados formales y regulados que contribuyan a sus compromisos climáticos y disminuyan la caza furtiva, lo que crea una gran brecha entre lo que se ha hecho en el pasado y un futuro más transparente y regulado.20

Las soluciones justas y equitativas que abordan los derechos sobre la tierra y los intereses económicos, a la vez que abordan la degradación medioambiental, son cruciales para que las inversiones en economía circular basadas en los bosques tengan éxito. Es necesario realizar un esfuerzo significativo para trazar un mapa de las partes implicadas en la economía forestal mundial y sus intereses específicos. Esta información detallada es un primer paso necesario para crear un espacio de consenso.

  1. Aumentar la financiación de los proyectos de actividad forestal sostenible: Es crucial aumentar las inversiones financieras para proyectos piloto en el sector que puedan ayudar a construir un conjunto de proyectos demostrables para seguir catapultando las inversiones. La atención a la demanda de los sistemas alimentarios, el entorno construido y el empleo no puede continuar en su trayectoria actual, de lo contrario, agravará la vulnerabilidad existente en el mundo a los efectos del cambio climático.

El caso de negocio a favor de la restauración y regeneración de los bosques en todo el mundo están aumentando, como se desprende de un informe reciente del Instituto de Recursos Mundiales. Empresas como BioCarbon Engineering y Land Life Company están desarrollando y desplegando tecnología para facilitar la restauración con más eficacia y a menor coste. Las empresas también están invirtiendo en la restauración, la gestión y la cosecha de árboles para obtener madera y fibras de madera en tierras previamente degradadas. Algunas empresas están empezando a invertir en tierras restauradas para producir bienes comerciales o compensar su huella de carbono.

Guyaki, una empresa de bebidas utiliza la tierra que restaura en los bosques del Atlántico para producir sus productos. Tentree, una empresa de ropa, y Ecosia, un motor de búsqueda en línea, aprovechan sus ventas para financiar sus actividades de restauración. Organizaciones como Brinkman and Associates y Fresh Coast Capital obtienen beneficios de la gestión de proyectos de restauración de principio a fin en nombre de sus clientes.21 El mercado de créditos de carbono también puede aprovecharse para subvencionar y promover las prácticas regenerativas y la construcción ecológica. Por ejemplo, Hudson Carbon, una granja ecológica centrada en la agricultura regenerativa en el norte del estado de Nueva York, pretende vender compensaciones de carbono directamente desde las granjas a los organismos interesados y utilizar estas ventas para subvencionar sus operaciones. 22

Las bioeconomías circulares basadas en los bosques tienen el potencial de ayudar a revertir la pérdida de biodiversidad que nuestro mundo está experimentando actualmente. Todos los actores implicados en la economía forestal deben realizar inversiones significativas apoyando la transición de las tendencias de producción y consumo hacia resultados sostenibles, creando coaliciones para un uso equitativo y aumentando la financiación global para iniciativas sostenibles basadas en los bosques. Estos esfuerzos pueden preparar el camino para que utilicemos nuestros activos forestales tanto como pilares económicos como para salvaguardar el medio ambiente.


1 Canada’s Forest-related Contributions to Sustainable Development, 2019

2 Small-scale forest enterprises in Latin America: unlocking their potential for sustainable livelihoods, 2018

3 Li, Y et al, the economic contribution of the world’s forest sector, 2019

4 https://www.worldbank.org/en/topic/forests/brief/forests-generate-jobs-and-incomes

5 Congo Basin Forests., n.d.

6 The Economic Value of Virunga National Park, 2013

7 https://www.wri.org/insights/its-time-invest-ethiopias-forest-sector

8https://cfs.nrcan.gc.ca/pubwarehouse/pdfs/39336.pdf

9 https://preferredbynature.org/sourcinghub/timber/timber-colombia

10 https://documents1.worldbank.org/curated/en/455661568720743044/pdf/Guatemala-s-Forest-Accounts-Link-Forest-Resources-with-the-Economy.pdf

11 Central Africa Congo Basin Timber, 2016

12 State of the World’s Forests report, 2020

13 Africa’s urban population to triple by 2050, 2020

14 WWF, Global Features: Assessing the global economic impacts of environmental change to support policy making

15 Africa’s growth lies within smallholder farmers, 2018

16 Africa could lose 20 million jobs due to pandemic: AU study, 2020

17 WEF, New Nature Economy Report II, The Future of Nature and Businesses, 2020

18World Green Building Council,  Africa Partners, 2020

19Forests News,  Africa’s vast forest potential untapped, circular bioeconomy could help, 2021

20 https://www.rainforest-alliance.org/articles/what-is-sustainable-forestry; https://news.mongabay.com/2020/12/colombia-sustainable-forestry-drive-boosts-biodiversity-business/;https://www.euredd.efi.int/documents/15552/431687/Economic+analysis+of+sustainable+community+forest+management+in+Colombia.PDF/0f73bdb3-240d-a50b-1157-a1b38da57d37

21 WRI,  The Business of Planting Trees: A growing investment opportunity, 2018

22 HudsonCarbon website, accessed July, 2021

Dalberg uses cookies and related technologies to improve the way the site functions. A cookie is a text file that is stored on your device. We use these text files for functionality such as to analyze our traffic or to personalize content. You can easily control how we use cookies on your device by adjusting the settings below, and you may also change those settings at any time by visiting our privacy policy page.