La inversión en infraestructura está ampliamente reconocida como un pilar del desarrollo socioeconómico y está atrayendo cada vez más atención en la era post-COVID. Dado que ningún país del mundo se ha librado del impacto económico de la pandemia, la infraestructura se ha presentado como una parte fundamental de los paquetes de estímulo y recuperación. Sin embargo, el entusiasmo que despiertan cifras como el reciente plan de 1 billón de dólares firmado por Joe Biden y los llamamientos a “reconstruir mejor” conllevan retos igualmente importantes para garantizar que las nuevas inversiones sean realmente inclusivas y, en particular, sensibles al género.

Hacer realidad el potencial transformador de las infraestructuras inclusivas y sostenibles requiere, sin embargo, un cambio en el esquema de negocio habitual. Requiere la participación y la consideración de los grupos sociales en toda su diversidad y la forma en que pueden participar y utilizar la infraestructura de manera diferente. Esto es algo que a menudo se ha dado por sentado, especialmente en lo que respecta a las mujeres.

En primer lugar, la adopción de una perspectiva de género en la infraestructura se ha reducido históricamente a marcar casillas, por ejemplo: “¿se han elaborado códigos de conducta y formación para mitigar la violencia de género y el acoso en las obras?”; “si es necesaria la reubicación como consecuencia de un proyecto de infraestructuras, ¿se ofrece a las mujeres una compensación equitativa?”. Aunque estas casillas preservan el principio de “no hacer daño”, pasan por alto la consideración de las mujeres como agentes individuales con necesidades, preferencias y deseos distintos en cuanto al uso de la infraestructura.

En segundo lugar, a menudo se asume que las mujeres se beneficiarán automáticamente de la infraestructura de la misma manera que los hombres, si no es que más. Esto es debido, entre otras cosas, a las brechas de género persistentes que se encuentran en la movilidad, el acceso al agua potable y el acceso a la energía, por nombrar algunas áreas de impacto que la infraestructura pretende abordar. Sin embargo, sugerir que el acceso de las mujeres a los puestos de trabajo mejorará con la construcción de una carretera que aborde las barreras de la movilidad puede ser engañoso. La movilidad está condicionada por el género, ya que las mujeres suelen viajar con menos frecuencia y en trayectos más cortos que los hombres, y tienden a utilizar más el transporte público. ¿Qué pasa si la construcción de la carretera no va acompañada de la correspondiente mejora del transporte público que reconozca las distintas preocupaciones de seguridad de las mujeres? ¿Cómo podemos estar seguros de que esta carretera responde a las necesidades de transporte de las mujeres?

Ir más allá del “no hacer daño” y garantizar una mayor intencionalidad de género en los proyectos de infraestructura puede tomar varias formas:

  • Elementos de diseño sensibles al género. Se trata de características de diseño que se basan en las distintas necesidades y formas en que las mujeres utilizan los servicios que ofrece un determinado proyecto de infraestructura. Por ejemplo, un proyecto de vivienda social puede responder a las preocupaciones de seguridad de las mujeres ubicando los contenedores de basura en zonas públicas y bien iluminadas, y situando las áreas de juego comunes de forma que los cuidadores puedan vigilar fácilmente a los niños desde las viviendas. Aunque el cuidado de los niños no es innatamente un trabajo de mujeres, lo cierto es que las mujeres constituyen la mayoría de los cuidadores en todo el mundo, siendo el doble en las economías desarrolladas y hasta 10 veces más en países como la India.
  • Implementar medidas para apoyar la aceptación de los servicios por parte de las mujeres. Tales medidas significan que incluso los proyectos que no integran explícitamente elementos de diseño sensibles al género pueden tener un impacto real para las mujeres. Por ejemplo, medidas como el fomento de la contratación de personal femenino y una mayor sensibilización sobre la prevención del acoso sexual, sumado a la introducción de vagones exclusivos para mujeres en el metro de Delhi, han contribuido a resolver los problemas de seguridad de las mujeres. Apoyar de esta manera el acceso de las mujeres a un transporte público seguro ha revelado a su vez un impacto medible en su participación económica.
  • Identificar las complementariedades de la acción climática. Algunos cálculos sugieren que el sector de infraestructura contribuye al 60% de las emisiones mundiales, existen múltiples oportunidades para abordar conjuntamente la equidad de género y la acción climática, desde las transiciones a la energía limpia hasta la promoción del transporte público. Por ejemplo, dado que las mujeres de los países en desarrollo pueden dedicar aproximadamente hora y media al día a la recolección de leña, las inversiones en infraestructura como los programas de energía solar que impulsan los grupos locales de autosuficiencia para llegar a los hogares encabezados por mujeres pueden abordar tanto la promoción del uso de la energía renovable como la reducción de la carga de tiempo diaria de las mujeres. Mientras tanto, la energía solar puede utilizarse igualmente para alimentar las paradas de los autobuses públicos que proporcionan sombra y la iluminación adecuadas para la movilidad segura de las mujeres y las niñas en los servicios de autobús, como Sakura Bus en Pakistán.

En medio de los renovados compromisos para cerrar las brechas de financiación de infraestructura y utilizarlas como un pilar de la recuperación del COVID, no debemos perder de vista a aquellos a los que las inversiones en infraestructura pretenden impactar en última instancia. Si bien conseguir infraestructura de calidad puede parecer una tarea de gran magnitud, hay una serie de formas prácticas en las que los inversionistas, los gobiernos y los actores de desarrollo pueden comenzar a institucionalizar un enfoque más intencional para garantizar que los impactos positivos de la infraestructura sean realmente inclusivos y sostenibles.

 

Dalberg uses cookies and related technologies to improve the way the site functions. A cookie is a text file that is stored on your device. We use these text files for functionality such as to analyze our traffic or to personalize content. You can easily control how we use cookies on your device by adjusting the settings below, and you may also change those settings at any time by visiting our privacy policy page.